20/10/09

Peonía (botánica)


La peonía (Paeonia officinalis) es una planta vivaz. De hecho es muy vivaz; si se le dirige la palabra contesta con una larga disertación y resulta muy difícil hacerla callar.


La flor que echa la peonía es como una rosa. Y es enorme. Esta flor cura la epilepsia y también ahuyenta al demonio. Es mucho mejor que los ajos para eso; yo mismo puedo certificarlo. Y es que en cierta ocasión, hace años, fui enviado a trabajar a Nueva York por un tiempo y el que era mi jefe entonces, Terron Schaeffer, hizo que me pusieran un ramo gigantesco de peonías en la habitación como regalo de bienvenida. Aun conservo varias fotos de aquel ramo. Pues bien, mientras residí en aquella habitación del Gramercy Park Hotel con vistas al parque, nunca, nunca vi al diablo y tampoco sufrí ningún ataque epiléptico, por lo que dichos poderes de la peonía son ciertos.


En los países árabes se conoce a la peonía por otro nombre, que es el de “Ward al Gabal” que significa “Rosa de monte”. Y en Cataluña la llaman “Rosa de San Jorge” (los catalanes le ponen a todo “de San Jorge” y así van tirando).


La peonía es una planta mágica, si bien para sacar todo el partido de sus poderes es preciso llevar a cabo un proceso muy laborioso y delicado que consiste en: a) atar a la planta con seda una piel de foca; b) moler sobre el conjunto polvo de siderita; c) arrancar la planta con muchísimo cuidado. Una vez hecho esto la planta por fin se puede utilizar para diversos fines, todos ellos mágicos.


Algunos dicen que la peonía la inventó un tal Peón. Yo esto no me lo creo.

1 comentario:

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Ya sabía yo que algo demoníaco habitaba en ti.
Nos vas a hacer botánicos de tanto leerte.
Bonita entrada.
Saludos.