25/10/09

Ocho patas ¿no son demasiadas?


Los pulpos, manjar delicado y único, son animales extremadamente sigilosos y se dice que muy inteligentes. He leído que algunos incluso pueden recordar hechos pasados, lo que me ha parecido asombroso. Yo, muchas veces no puedo.


Recordaré uno. Siendo niño, mi prima Dery y el que escribe pescamos un pulpito a mano en la playa de A Guardia (Pontevedra); y haciendo uso de la legendaria bondad y amor por los animales que caracteriza a los niños, acabamos con él golpeándole la cabeza salvajemente contra una roca. Nunca he visto una “snuff movie”, pero les aseguro que aquello fue mucho peor. Aun hoy en ocasiones, confío en que aquel inocente cefalópodo disponga de la capacidad de olvidar hechos pasados... a menudo más valiosa que la de recordarlos.


Ha habido muchos pulpos famosos. Uno conocido fue Erik Bjork, un sesudo octópodo natural de Islandia que fue profesor de matemáticas y una vez jubilado, se retiró los últimos años de su vida a una lujosa residencia para la tercera edad en Florida, próxima a un instituto oceanográfico donde Erik podía solazarse a gusto.


Erik tenía una excelente memoria, un coeficiente intelectual por encima de 180 y era un reputado topólogo, que había publicado a lo largo de su brillante carrera numerosos artículos en “Science”. Según se dijo, en 1988 resolvió él solo la Conjetura de Poincaré pero nunca quiso revelar la solución a nadie. Razón por la que la comunidad científica internacional tuvo que esperar hasta 2002, a que Grigori Perelman la resolviera otra vez y nos contara a todos la explicación a través de la prensa... aunque en aquella ocasión tampoco la entendimos.


Algunos pulpos son enormes. Gigantescos. En el Pacífico se han llegado a capturar ejemplares de más de nueve metros de largo. Y el Capitán Trueno tuvo que vérselas en una ocasión con uno aun mayor; lo sé porque lo vi en un libro. Los pulpos normales son de dos clases: blancos y roqueros. Los primeros tienen una sola fila de ventosas en los brazos, y los segundos, dos, pero ambos saben usar sus ocho extremidades indistintamente, con idéntica habilidad y destreza. Y ambos son asustadizos.


Debido al gran desconocimiento que hay entre las nuevas generaciones acerca de estos elegantes y misteriosos invertebrados, he aquí un pequeño y simpático test que permitirá al lector averiguar el grado exacto de ignorancia en el que se encuentra con respecto a los octópodos en general. Las soluciones al final. Suerte.



TEST

1-Los pulpos son moluscos.

VERDADERO / FALSO

2-Algunos pulpos son de color violeta.

VERDADERO / FALSO

3-Los “jardines de pulpos” de los Beatles no existen.

VERDADERO / FALSO

4-Los pulpos ponen huevos.

VERDADERO / FALSO

5-Los pulpos pueden aprender a escribir si se les enseña.

VERDADERO / FALSO

6-Algunos pulpos tienen concha.

VERDADERO / FALSO

7-No todos los pulpos andan por el fondo del mar.

VERDADERO / FALSO

8-Los pulpos tienen los pies en la cabeza.

VERDADERO / FALSO

9-Los pulpos saben hablar francés.

VERDADERO / FALSO

10-Los pulpos adoran el pimentón, sobre todo si es de La Vera.

VERDADERO / FALSO


SOLUCIONES

Como verá, todo en los pulpos es verdadero. Anótese un punto por cada respuesta acertada.

1-VERDADERO. Son moluscos y punto. No se hable más.

2-VERDADERO. Ciertas clases de pulpos del Caribe son de un intenso color violáceo.

3-VERDADERO. Se trata tan sólo de una canción. Los pulpos son animales solitarios.

4-VERDADERO. Y además los empollan.

5-VERDADERO. Un pulpo propiedad de Cerconio el Manso, monje que vivió en el monasterio de Oia (Pontevedra) en el siglo XIII , aprendió a escribir correctamente en latín y griego utilizando para ello un punzón y una tablilla.

6-VERDADERO. Algunas clases de pulpos disponen de una concha exterior.

7-VERDADERO. El Argonauta, un tipo de pulpo, suele pasear a menudo por la superficie del mar pues le gusta tomar el sol.

8-VERDADERO. Lo que no quiere decir que tengan la cabeza en los pies.

9-VERDADERO. Aunque raras veces lo hacen por modestia.

10-VERDADERO. Y obvio.


CLAVE

- De 0 a 4 PUNTOS. Usted es un perfecto ignorante en cuestión de pulpos, amigo mío. Seguro que es consciente de ello. Dése una vuelta por Cambados o por la isla de Arousa y cúrese ese tema, hombre.

- De 5 a 8 PUNTOS. Bastante bien pero aun necesita mejorar. Aplíquese un poco más.

- 9 ó 10 PUNTOS. Oiga, ¿por qué no se da una vuelta por aquí y se trae las cacerolas de cobre, el pimentón y las tijeras? Tenemos cama.

1 comentario:

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Ha de ser algo maravilloso que transcurra tu infancia al lado del mar. Mientras tú encontrabas moluscos fabulosos, yo, en el corazón del monte bajo manchego, al lado del Júcar, buscaba nidos de mochuelos.
Sobre lo que dices de los pulpos es cierto que tienen una inteligencia superior dentro de unso márgenes: no creo que hasta el punto de permitirles dar clases en una universidad: sí que he visto mucho profesor-pulpo, dado a soltar tentáculo con facilidad sobre alguna alumna.
Saludos.