28/11/09

Perejil (botánica)


Todo el mundo conoce el perejil (Petroselinum hortense). En gallego se llama prixel y en vascuenze perrexil. Es una umbelífera. Crece espontáneamente por todas partes y en las fruterías de barrio lo regalan si vas a primera hora. En el Corte Inglés lo cobran (¡ay don Isidoro, don Isidoro!).


En opinión de Hipócrates el perejil es originario de Macedonia, donde vivía felizmente sin que nadie lo arrancara para echarlo a los guisos, hasta que la humilde plantita se decidió a viajar a Europa. Antiguamente se le echaba a las ovejas y a los carneros sibilinamente mezclado con la alfalfa, para que los inocentes animales, literalmente, se pusieran cachondos. Según los pastores para que los machos “padrearan”, un hermoso y perdido eufemismo que ya nadie usa.


El perejil se parece mucho a la cicuta menor (Aethusa cynapium) que huele mal, es venenosa y puede confundirse con él. Más difícil es confundir el perejil con la cicuta mayor (Conium maculatum), más venenosa aun y que fue la que le tocó a Sócrates. De todas formas, tengan cuidado.

1 comentario:

Al golpito dijo...

Original ilustración.
La de cosas que se aprenden disfrutando de sus cuentos ...